Función e impacto de la publicidad en la sociedad

La publicidad saliéndose de su principal función, que es la de buscar y persuadir al público para que tome la decisión de comprar un producto específico, se ha convertido en creadora de deformaciones sociales, éticas y hasta psicológicas. También es sin lugar a dudas uno de los fenómenos más importantes y característicos de la sociedad de consumo moderna, ya que ella acompaña al hombre en casi todos los aspectos de su vida y lo induce a adoptar comportamientos no precisamente armónicos con sus propios intereses sino más bien con los de aquel que anuncia comercialmente algo.

Para cumplir con su propósito la publicidad se vale de muchos medios de persuasión y hoy día el más usado es el cuerpo femenino el cual se utiliza no solo para vender un producto sino que también para crear una fantasía en las personas comunes; en las mujeres porque estas tienen el deseo de convertirse en las bellas y esbeltas mujeres que salen en los anuncios y se forman una idea o modelo equivocado de mujer perfecta, los hombres enfocan toda su atención a estas hermosas mujeres que aparecen en los anuncios deseando que las mujeres comunes y corrientes de su alrededor se conviertan en ellas. Distorsionando así el verdadero propósito del anuncio, o de la propaganda, que es el de vender un producto.

Hoy en día podemos ver y oir publicidad en todas partes, a donde vayamos siempre veremos carteles o anuncios publicitarios, y esto ejerce una gran influencia en el comprador, ya que muchas veces se deja manipular por la publicidad para conseguir algún producto.

Según estudios, los jóvenes con edades de entre 18 y 34 años, tienen más posibilidades para ser influidos por la publicidad a la hora de realizar grandes compras.

La publicidad, además de realizar su función principal, que es la de buscar y persuadir al público para que decida comprar un producto específico, se ha convertido en creadora de deformaciones sociales, éticas y hasta psicológicas. También es sin lugar a dudas uno de los fenómenos más importantes y característicos de la sociedad de consumo moderna, ya que ella acompaña al hombre en casi todos los aspectos de su vida y lo induce a adoptar comportamientos no armónicos con sus intereses sino más bien con los de aquel que anuncia comercialmente algo.

En resumen; tenemos que intentar no dejarnos influir por la publicidad, ya que, como dice el texto, es creadora de deformaciones sociales, éticas y hasta psicológicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido !!