El contexto mundial de la edad moderna (siglo XVI al XVIII): Las demandas europeas y la necesidad de abrir nuevas rutas

La edad moderna es el periodo que va desde el Descubrimiento de América hasta la Revolución Francesa (1492 al 1789) Siglos XVI, XVII y XVIII.

Los hechos más relevantes de esta época son:

MONARQUÍA AUTORITARIA. – Los reyes recuperan el poder que habían entregado a la nobleza durante el feudalismo.

LOS CRISTIANOS. – Se rompe la unidad de los cristianos que ahora se dividen en católicos y protestantes.

EL RENACIMIENTO. – Se produce un renacimiento de la ciencia, la cultura y el arte.

LOS DESCUBRIMIENTOS. – Es la época de los grandes descubrimientos geográficos.

DESARROLLO DEL COMERCIO. –  En esta época hay un gran desarrollo del comercio sobre todo el comercio con las tierras descubiertas, comercio colonial.

CRECIMIENTO DE LA BURGUESÍA. – Como consecuencia del desarrollo del comercio va creciendo la burguesía. En algunos países dan ya muestras de su interés por gobernar, pero será al final de la Edad Moderna cuando se produzca la más famosa revolución burguesa: La Revolución Francesa.

CONTEXTO DE LA EDAD MODERNA

Usualmente se ubica la Edad Moderna más o menos entre los siglos XV y XVIII, pero los eventos que marcan su inicio suelen considerarse la toma de Constantinopla por parte del Imperio Otomano y con ello el fin del Imperio Romano de Oriente, o según otros autores el descubrimiento de América por Cristóbal Colón en 1492.

Los eventos, en cambio, que sentencian su fin suelen ser la Revolución Francesa de 1789 o la independencia de los Estados Unidos en 1776. Según otros autores también podría tomarse como marcadores de su fin a las Guerras de Independencia Hispanoamericanas, A partir de entonces hablaríamos de la Edad Contemporánea o la Contemporaneidad.

LAS DEMANDAS EUROPEAS DE LA EDAD MODERNA

El encuentro entre las diversas regiones mundiales (Eurasia, América y Australia) dará pie a la construcción de un mercado global de bienes que tendrá como epicentro a las grandes ciudades de los reinos europeos y asiáticos. Esto además propició la esclavitud y el sometimiento de los pueblos jóvenes del nuevo y novísimo mundo, lo cual impulsó la economía de las naciones dominantes, en un saqueo histórico sin precedentes. De hecho, el tráfico de esclavos y el contrabando de mercancías fueron actividades sumamente lucrativas durante la época.

Hacia finales de la era nacerá el mercantilismo y posteriormente el capitalismo, que dará pie a la burguesía y a la constitución de una sociedad de consumo, una vez ocurrida la Revolución Industrial. Esto acarreará el crecimiento de las urbes europeas y americanas, muchas de las cuales serán ciudades-estado.

La Era Moderna será la era de los grandes exploradores, como Colón, Vasco da Gama y Hernando de Magallanes, financiados por la corona de sus países. Esto será el preludio a un mundo cada vez menos ignoto, es decir, cada vez más conocido y registrado, con mayor desarrollo cartográfico y que sentará las bases para el colonialismo e Imperialismo europeo.

Los grandes reinos occidentales: Francia, Alemania, Inglaterra, España, Italia, Holanda y Bélgica, sobre todo, se repartirán los continentes: americano, africano, australiano y asiático (menor) dando pie a un intercambio cultural, económico y racial cuyo ejemplo más claro es la incorporación de la raza africana al continente americano, en donde formará un componente vital de la constitución latinoamericana y del Caribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido !!