Recursos ortográficos que se usan para citar y/o resaltar información: comillas, dos puntos

¿Qué es citar?

Es “Referirse, anotar o mencionar, un autor, un texto, un lugar, etc.; se alega en lo que se dice o escribe”.

Comillas (” “)

Cuando ejemplificamos o citamos el dicho de otro autor.

¿Cuál es la función de las comillas?

Su función es resaltar.

Se usan comillas, que pueden ser latinas, inglesas o simples cuando se quiere citar a alguien; por ejemplo:

Según le oí decir a Juan «No todo el que llega primero termina primero»

“La verdad os hará libres” dijo nuestro señor Jesucristo.

Cuando llegaban recordaron lo que les había dicho su amiga: ‘No se fíen de cualquiera’

Dos puntos (:)

Se desea resaltar la información ya que, detiene el discurso y centra la atención en lo que viene.

El uso de los dos puntos puede usarse para resaltar información o para abrir una descripción, por ejemplo:

La verdad no era mucho lo que necesitaban: solo un kilo de harina y unos cuantos huevos.

Usos de las comillas

Entre los usos más frecuentes de las comillas cabe destacar los siguientes:

Marcar citas textuales:

Mauricio Macri criticó los «discursos del odio», aunque si la cita es muy larga, como sucede en ocasiones en los libros, la costumbre actual es darle un sangrado mayor que el del resto del texto y reproducir la cita en cuerpo de letra menor o en cursiva.

Señalar el carácter especial de una palabra o expresión:

Por ejemplo, que es vulgar o que se emplea con ironía: He tenido unas vacaciones «durísimas». También cuando se usa una voz perteneciente a otra lengua y no se dispone de letra cursiva: Los bancos alertan del fraude por «phishing». La ortografía académica precisa que, excepcionalmente, en los titulares de prensa pueden emplearse para ese fin las comillas simples: La ‘app’ que obliga a tus hijos a hacer ejercicio.

Delimitar la extensión del título de cualquier parte interna de una publicación (un artículo, un reportaje, un cuento, una canción, etc.), sobre todo cuando este título se cita junto al título general de la obra que la contiene (por ejemplo: «La biblioteca de Babel» es un relato del libro Ficciones).

Marcar la longitud de los nombres de leyes, programas, planes, proyectos, asignaturas, etc., cuando se citan dentro de un texto y son muy largos. En estos casos, solo se escribe con mayúscula la inicial de la primera palabra, pues las comillas ya se encargan de delimitar la extensión del título: «Lingüística aplicada a la enseñanza de español como lengua extranjera».

Delimitar los títulos de ponencias, discursos, exposiciones, etc., así como de los apodos y alias que se intercalan entre el nombre de pila y el apellido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido !!